MUCHO POR HACER

0

Aunque el escenario en el sector lechero no es de los mejores, en los produc­tores CREA ya se nota un clima de optimismo cuan­do se analiza el futuro cercano, según comentó el presidente de la sectorial, Osvaldo Mourglia. 

Ese clima ayuda a comenzar a traba­jar en el programa 2020 De Pasto a Leche -para el cual se conformó la Comisión de Seguimiento- e ir avanzando en los puntos de la agenda que se diagramó para el año. “En diciembre del 2016 hicimos una reunión de presidentes que estuvo muy buena; creo que sólo faltó un grupo –contó Mourglia-. Previamente se había pedido que manda­ran insumos para trabajar: cuáles eran sus inquietudes, sus necesidades de apoyo o as­pectos a aprender para trabajar en este 2017. Hicimos un punteo de lo que trajo cada grupo y hay algunas cosas que están para trabajar dentro de la sectorial lechera. Algunas cosas seguramente se trasladen al Consejo, como por ejemplo recursos humanos, que era una de las necesidades. Creemos que es un tema no sólo de la lechería, sino de todos los sectores”. Sobre ese asunto se había iniciado un trabajo en el año 2014. Se viajó a AACREA y para conocer la experien­cia de los grupos lecheros de Santa Fé; se consultó a Equipos Mori para realizar un trabajo similar en Uruguay; se realizó una jornada en Libertad, con muy baja asisten­cia de productores; y vista la escasa res­puesta obtenida en los grupos, la comisión resolvió dejar el tema para retomarlo en otro momento.
En cuanto a los insumos que se fueron aportando en la reunión, Mourglia explicó que se tuvieron “pedidos sobre trabajos acerca de alimentación estival y estrés calórico”, sobre lo cual se tramitan charlas con técnicos de INIA y de la Facultad de Agronomía, para conocer las investigaciones existentes.

También calidad de leche fue un tema planteado, ya que en la mayoría de los grupos hay problemas de recuentos altos, en verano y en períodos con excesos de lluvia. Se propuso trasladarlo al Inale, ya que es de interés general de la lechería, y a la investiga­ción.

El presidente de la sectorial lechera explicó que algunos planteos fueron sobre temas que ya estaban incluidos dentro de lo que estaba pensado hacer. De hecho, uno de los fundamentales fue el de pastura, sobre el cual va a estar trabajando durante los próxi­mos tres o cuatro años el proyecto ‘2020: De Pasto a Leche’, para el cual fue formada una comisión de seguimiento.
Mourglia detalló la agenda: “el 27 de julio tenemos la Jornada Técnica de Lechería, que se hace siempre por esa época. El año pasado se hizo en INIA con una concurrencia histórica para el sector”. “El 18 de octubre te­nemos el taller de gestión de todos los años. Este año hay mucho trabajo con respecto al proyecto 2020: De Pasto a Leche. El 28 de setiembre, como fecha tentativa, tenemos la primera reunión de campo del proyecto”.
“El año pasado hicimos talleres con al­gún técnico extranjero. Fueron talleres cortos, de dos o tres horas. Estuvieron muy buenos, sobre todo para el productor y el personal. Este año, para agosto, tenemos pensado un taller con Ian Houlsen, un holandés que trabaja en qué es lo que hay que ver en las vacas para saber si algo estamos haciendo mal o que bien. Es ese tipo de trabajo que no vende nada. Es sólo observar y aprender; me parece que vale la pena. El año pasado quien habló fue el reconocido veterinario neocelandés Neil Chesterton. En la medida que podamos dar respuesta a las demandas que tuvimos en la reunión de presidentes de diciembre, lo vamos a ir tomando y haciendo, en formato taller o jornada de campo”.
El 2017 también tendrá visitas entre grupos, añadió.

SIN CULPAR AFUERA
Mourglia destacó que los planteos de los productores están relacionados al trabajo porteras adentro. Piden “que trabajemos so­bre cosas que podemos hacer los producto­res: pasturas; recursos humanos; calidad de leche; alimentación estival y estrés calórico; efluentes; costos de las reservas y los tipos de la reserva; sistemas de producción y cómo optimizar eso con los recursos humanos”. También se planteó “la transferencia gene­racional como problema, lo que ya se venía visualizando y que no es un tema sólo de la lechería sino de todo el sector, incluso de FUCREA”. “Nos plantearon además el retomar las jornadas con casos empresariales que habían tenido un éxito muy bueno”, lo cual se está estudiando cómo concretar.
El presidente de la sectorial cree que la principal fortaleza del productor lechero CREA es el trabajo en grupo. “Da mucha seguridad. Cada mes hay once, doce o trece personas que piensan con el productor los problemas que él plantea para trabajar en la reunión. Eso da mucha seguridad sobre si se va por buen camino o si se puede cambiar ese rumbo. Creo que la fortaleza está ahí. Ni que hablar que el resto de los productores valoran y ven que el trabajo en grupo, ayuda. En el caso del Barker, donde compartimos alguna herramien­ta, el trabajo con esa herramienta compartida en grupo es espectacular”.

OPTIMISMO ENORME, ENDEUDAMIENTO Y DESCAPITALIZACIÓN
Mourglia cree que el optimismo de los pro­ductores hoy “es enorme”. “Está claro que el problema crítico está pasando. El precio de la leche está adecuado. El problema compli­cado que tenemos ahora es que no tenemos leche; tenemos poca, por el momento del año, pero se avizora un 2017 por lo menos con optimismo. El poder trabajar y comenzar­lo todos los meses con los productores de los grupos, y en algunas jornadas que son entre grupos, fortalece y da ánimo para seguir”. Agregó que este año se retomarán las visitas entre grupos. “Cada grupo debe recibir a uno o dos de otros grupos en sus reuniones, cosa de poder fortalecer el trabajo grupal”.

De todos modos, se mostró preocupado por el nivel de endeudamiento que hay en el sector. “Es muy alto. Se habla de 300 millones de dólares sólo en el sector lechero. Hay un endeudamiento muy fuerte con privados, que no sé cómo está medido, pero va a ser un problema porque todo lo que es ese ganado que a veces tapaba agujeros ya no está. Lo que quedó es lo que tiene que estar produ­ciendo. Ese va a ser un problema que habrá que ver cómo se resuelve; claramente es un endeudamiento fuerte. Hay que buscarle la vuelta y tratar de solucionarlo”.

Mourglia no cree que los productores se hayan descapitalizado en estos años complejos, aunque sí se han ido quedando “con la crema del ganado”. “Lo que proba­blemente se hizo fue forzar algún descarte más que lo normal; pero a la máquina la tiene intacta. Seguramente la vaca que en otras circunstancias quedaba dando leche o que quedaba para tener una vaquillona que no se preñaba y volvía a servicio, hoy no está. Pero en definitiva se está quedando con la crema del ganado. Los costos son altos y las cargas muy altas no son fáciles de mantener. La maquinaria productiva está intacta. Por lo menos en los productores CREA, que es lo que uno ve”.

“YA NO VOLVÉS ATRÁS”
Oscar Mourglia también resaltó la trascendencia que tuvo la incorporación de tecnologías en la gestión de las empresas lecheras, con lo cual no hay vuelta atrás. “La incorporación fuerte se hizo cuando la leche se reinvirtió todo. En los períodos críticos, como ya teníamos máquinas de ordeñe adecuadas, teníamos las herramientas de reserva adecuadas, entonces la incorporación de tecnología se hizo cuando valía la leche; hoy ya no volvés atrás. Sin lugar a dudas que la incorporación de tecnología es clave en el sector”. ·CREA·

Compartir.

Leave A Reply