LO QUE DEJÓ EL VIAJE A EUROPA DEL GRUPO CREA TAMBO 81

0

Fueron miles los kilómetros recorridos du­rante 15 días para visitar Irlanda, Holanda y Alemania. Desde tambos que mantienen 80 vacas en producción, hasta los gru­pos cooperativos ubicados en la antigua Alemania del Este, con 1000 animales propiedad de 70 productores. Tambos robotizados en un cien por ciento, al punto que las porteras conducen el ganado a su destino en forma automatizada. Caminos asfaltados –inclusive dentro de los pre­dios-, comunicaciones de primer mundo, mixers que se cargan solos… Postales de un viaje a Europa con 24 participantes que se manejaron con sumo respeto y que ja­más perdieron un vuelo o un viaje en tren. 

El Ing. Agr. Jorge Diena es presidente del Grupo CREA Tambo 81 y con sus compa­ñeros de ruta –tambos establecidos en el de­partamento de Florida- entendieron que “era bueno volver a viajar, empezamos a ver para dónde y entendíamos que Europa podía ser interesante”. El punto de partida fue el apoyo de empresas como GEA, Nutral y Procampo para KWS. “Nos conectamos con las empre­sas a ver si tenían algo para mostrarnos en sus casas centrales, dijeron que sí y que nos iban a dar una mano en la coordinación con el transporte y demás. Así se inició el viaje”.
Los viajeros coincidieron en una pre­misa que pautó el vuelo: ver en acción a los robots, la tecnología que se viene. Los robots ahorran gente y a pesar de que no solucionan problemas, uniformizan un ordeñe totalmente automatizado. La vaca va sola a ser ordeñada entre dos y tres veces por día.
“Fue de las cosas más interesantes que vimos. Mucho automatismo también en alimentación, manejo de estiércol, formas de construir tambos, lo importante que es tener los galpones aireados, por ejemplo”, nos cuenta Diena.
La línea de observación compartida por el productor, se alinea con lo relatado por la Ing. Agr. María José Bidegain, asesora del Grupo CREA Tambo 81. Yendo al detalle del recorrido, la profesional indica que en Irlanda el foco estuvo en la parte pastoril, donde la producción es similar a lo que conocemos en nuestro país o en Nueva Zelanda.

IMAGEN TOMADA DE LAS VACAS SOLAS EN PASTOREO DURANTE LA VISITA A HOLANDA. AHORA SE ENCUENTRAN EN PRIMAVERA Y DEBEN SACAR EL GANADO A PASTOREO, SIENDO SUBSIDIADOS POR ELLO.

En Irlanda, los partos son muy concen­trados y se tiene la mirada puesta en el con­sumo de pasto. “Tienen altas cargas, unas 3 vacas” informa Bidegain. “Ellos liberaron la leche cuota que tenían en la Unión Europea pero están topeados por las emisiones de CO2, no se pueden pasar de carga. Tienen que devolver los efluentes al campo, enton­ces allí se ven limitados en la cantidad de ganado que pueden tener”, ilustra la técnica.
En la isla, las dimensiones de los tambos van desde 90 a 300 vacas en producción, con ordeñe tradicional. Eso sí, producen en base a pasto con bajo costo y consumen la máxima cantidad posible, logran cosechar 13- 14.000 kg MS/ha de pasturas. El suplemento con concentrado es variable pero lo máximo que usan son 5 kilos/vaca en un promedio anual, en el que llegaban a una producción 26 lt/VO/día promedio año.
Otras realidades se dieron en Holanda y Alemania, con tambos estabulados y “muchos subsidios en su manera de producir” (los subsidios están en toda la Unión Europea). Al igual que Diena, Bidegain no deja de sorpren­derse ante la automatización encontrada en el viejo continente. “Desde ordeñes robóticos hasta alimentación con robots, mixers que se cargan solos y luego distribuyen la comida y la arriman varias veces por día” ejemplifica

GALPÓN EN HOLANDA CON TAMBOS ROBOTS INDIVIDUALES. SE DESTACA EL INGENIOSO SISTEMA DE VENTILACIÓN.

“LAS PERSPECTIVAS DE LOS PRODUCTORES VISITADOS NO SON MALAS, LOS MÁRGENES LES DAN POSITIVO. POR LA LIBERACIÓN DE LAS CUOTAS PUEDEN PRODUCIR UN POCO MÁS. MIENTRAS QUE SIGAN LOS SUBSIDIOS, ESTÁN MÁS O MENOS BIEN. ASEGURAN QUE LOS MALOS PRECIOS FUERON LOS DEL AÑO PASADO”.
Ing. Agr. María José Bidegain

TAMBO CALESITA DE ORDEÑE ROBÓTICO EN ALEMANIA.

“ESTAMOS SEGUROS QUE EN MUY POCO TIEMPO LA TECNOLOGÍA SE VA A ABARATAR MUCHO. UN ROBOT PUESTO EN URUGUAY CUESTA APROXIMADAMENTE 100 MIL DÓLA­RES. PERO EL ROBOT ES SOLAMENTE UNA PARTE. HAY QUE RODEARLO DE TODO EL RESTO DE LOS ELEMENTOS QUE HACEN A LA PRODUCCIÓN, SIS­TEMA DE PORTERAS Y ALIMENTACIÓN AUTOMÁTICOS, POR EJEMPLO”.
Jorge Diena

Diena aporta algún detalle más. “Las porteras solas separaban a los ganados. Si estaban en celo, las vacas eran conducidas al piquete, y ahí se las inseminaba una sola vez al día”. A todo esto, el productor asegura que “el robot” forma parte de un conjunto de elementos que hacen a la producción euro­pea, no es una cosa de por sí independiente. El Ing. Diena también comenta que vieron inversiones de entre 2 y 3,5 millones de euros, con mucha subvención, y con tasas de interés del 0,8% anual”.
Collares o puertas que distribuyen y apar­tan animales sin personas, son parte de las innovaciones que dan fe de las necesidades existentes para conseguir una mano de obra “casi inexistente y muy cara”. Tanto en Europa como en el Río de la Plata, este aspecto pauta la vida de la empresa. Diena como productor, prestó atención a la forma de trabajo de sus colegas. “Todos parecen vivir muy bien pero no tienen posibilidades de viajar, los mismos dueños se encargan de todo. Hay que mirar eso. Nosotros pudimos viajar, ellos no. Y no es que les falte dinero, es un tema de disponi­bilidad de gente para hacerlo” afirma.
Poca mano de obra, con un trabajo de campo diferente al que hacemos en Uruguay, auto­matismo, comodidades también, cercanía con los centros poblados y facilidades de comunicación; caracterizan la producción en los países visitados, donde hay familias que desde el año 1300 ordeñan su ganado en las mismas tierras. La Ing. Bidegain apunta en la misma línea. “Tienen un nivel de vida más elevado que el

nuestro, pero tienen los mis­mos problemas, por más robot que tengan no pueden salir mucho”. ·CREA·


 

Compartir.

Leave A Reply