GESTIÓN DE PASTOREO EN CAMPO NATURAL

0

Por Gonzalo Ducós y Esteban Carriquiry 

Trabajando en una propuesta de valida­ción de tecnología de creciente deman­da entre prodoctores ganaderos.

En la última revista relatábamos sobre la recurrencia de este tema en el tiempo, so­bre el resurgir de sistemas de pastoreos más o menos, rotativos, más o menos intensivos y el famoso “Voisin” en estos días; también comentamos las leyes del Vosin que además de muy sensatas y muy biológicas, son extra­polables, con mayor o menor fuerza, a todos aquellos sistemas de pastoreo que “rompan” con el pastoreo continuo.

Queremos reiterar que para Juan Carlos Millot (Papate) el manejo del pastoreo con tiempos de uso y descanso permite tres cosas:
a. control inteligente de la selectividad, sin anularla
b. crecimiento y recuperación de las mejores especies
c. acumulación de reservas.

De esta manera, aunque en el corto plazo no haya cambios notables, se con­duce un proceso de domesticación “in situ”, aumentando la frecuencia y produc­tividad de las mejores especies. También habrá mayor tolerancia al estrés en pasturas con reservas y raíces más gran­des. No es mágico y exige conocimiento y dedicación. Buena parte del manejo debe necesariamente ser intuitivo para poder comprender todos los factores en juego. No es simple ni puede serlo.

¿Por qué validación?
Sencillamente porque los principales sistemas de pastoreo conocidos ya se aplican y lo que no tenemos son buenas medicio­nes de impacto, objetivas, científicas, que permitan con certeza decirles a nuestros productores, “haciendo esto y esto, de esta manera, el campo natural puede dar esto, y si lo combinas de esta manera en este sistema de producción, el resultado puede ser este”

¿Qué cosas queremos validar?
Qué dotación se puede manejar, qué tiempos de ocupación y descanso en el año optimizan cantidad y calidad del forraje ofreci­do, cuántos potreros o parcelas se necesitan y en qué condiciones, qué producción de carne se puede esperar, en qué sistemas de producción se adapta y en cuáles no, como afecta el hecho de trabajar con campos mejo­rados y/o con suplementación.

Todas estas preguntas, o cuestiones, necesitan de un número de casos importante, porque la fortaleza está ahí; con 30 ó 40 ca­sos, que los hay en el País, afortunadamente, podremos evaluar unas cuantas variables y sus interacciones en un análisis multivariado que nos dará, además de magnitudes de respuesta, la importancia de cada cosa.


¿Por qué la validación tiene que ser en sistemas comerciales?
Porque es en el lugar donde se vali­dan las cosas; en una estación experimental podremos ajustar un montón de variables y controlar una cantidad de cosas, que a la hora de llevar a los sistemas comerciales no funcionan de esa manera, porque los ajustes de carga no son “perfectos”, porque las deci­siones se toman día a día y son más o menos racionales, porque los sistemas productivos que no consideran la “dimensión humana” de la toma de decisiones son teóricos.

Algunas características de la propuesta:
• Evaluación en un número importante de establecimientos ganaderos comerciales que ya hayan comenzado la aplicación de sistemas de pastoreo. Incluir también predios testigo donde el pastoreo sea continuo tradi­cional.
• Alcance Nacional. Por lo menos incluir las zonas agroecológicas más impor­tantes desde el punto de vista de la ganade­ría extensiva: Basalto, Cristalino, Noreste y Sierras del Sureste.
• Trabajo tercerizado; quien medirá, evaluará no será el productor sino un equipo contratado a tales efectos.
• Evaluación con frecuencia trimestral de variables vinculadas a la oferta de pasto y al resultado productivo (ganancia de peso) en los animales.
• Evaluación física y económica del sistema.
• Inclusión de mediciones de impacto ambiental, como por ejemplo en la biodiversi­dad
• Jornadas de intercambio entre productores participantes por zona y por estación, abiertas a otros productores.
• Generación de interrogantes para retroalimentar a la investigación Nacional.

La importancia de la participación.
Finalmente queremos referir a este tema; todo intento de generación, validación y transferencia de tecnología, requiere necesa­riamente de la participación de los involucra­dos; podemos generar innumerables datos, conocimientos, sacar maravillosas conclusio­nes, pero si no participan los protagonistas, el impacto será nulo. CREA

Compartir.

Leave A Reply