Suba del dólar

0

“una bocanada de aire que ayuda a planificar los negocios de otra forma”

Para el economista de CPA Ferrer, Alfonso Capurro, la suba del dólar era una corrección que el país necesitaba y que, al ser generalizada, será duradera. Si bien es difícil estimar en cuánto cerrará la divisa en el 2018, Capurro estimó que por lo menos se ubicará en $32. Sin duda que es buena noticia para el sector agropecuario y exportador, aunque para el consumo tendrá consecuencias negativas. El especialista destacó, en tanto, que como contrapartida y sumado a la suba del barril del petróleo, habrá consecuencias en el precio de los combustibles ya que el gobierno tiene poco espacio fiscal para moverse.

Sobre el dólar puntualmente, el economista de CPA Ferrer, sostuvo que la suba que se viene registrando desde hace un mes, es una corrección sana que el país necesitaba hacer y que probablemente vino para quedarse. “El fenómeno del dólar es un fenómeno global que en Argentina fue particularmente virulento por los desequilibrios y los problemas políticos que arrastra, pero es un proceso que comenzó en abril donde el dólar se ha fortalecido de forma generalizada. Capurro recordó que la moneda viene acumulando un aumento de 3,5 a 4%, con algunas monedas en la región que llevan un ajuste mayor como el caso de México, que corrigió 8%, Brasil 6% y Chile 4%.

La suba del dólar responde a novedades económicas en EEUU con una economía que ha mostrado síntomas de recalentamiento y presión inflacionaria que han llevado a corregir las tasas de interés. “Todo esto le da sustento a la suba del dólar en Uruguay y en la región”, razón por la cual sostuvo que si bien la proyección es que la moneda cierre el año en $ 32, podrían quedarse “cortos” con este pronóstico.

El Banco Central ha manifestado ya la intención de acompañar la tendencia global, por lo cual no se esperan mayores intervenciones, aunque sí preocupa la velocidad con la que el dólar se ha ido corrigiendo. “Un ascenso demasiado rápido y si está desajustado, con lo que está pasando en otros mercados, puede ser una fuente de preocupación lo que llevaría a las autoridades a intervenir para evitar problemas en el consumo”. Capurro sostuvo que hay que evitar un sobrereajuste, sobre todo cuando no se sabe cuál es el punto final de este movimiento del mercado.

– EFECTOS DE LA SUBA
El economista aseguró que para el agro en general es una buena noticia porque mejora la rentabilidad de las inversiones, al igual que para el sector exportador, al tiempo que tiene consecuencias negativas a nivel de los hogares y del consumo, uno de los sustentos del crecimiento económico. Capurro sostuvo que hay efectos que se miden en el corto plazo y otros en el largo. Por ejemplo, explicó que en el caso del sector ganadero, la suba del dólar mejora las expectativas del negocio, lo que podría provocar que en la próxima primavera se entoren más vacas y por ende, el año que viene nazcan más terneros. Esos animales a su vez se faenarán dentro de uno o dos años, o se exportarán en pie. Por lo tanto, los efectos positivos demorarían en llegar. En contrapartida, en el caso del consumo, los efectos son instantáneos porque la gente deja de comprar. “La velocidad de reacción no es necesariamente simétrica”, pero sostuvo que lo que prima en primer caso es una caída de la actividad.

De todas formas, a su entender, esta corrección de la divisa norteamericana a largo plazo es una buena noticia porque corrige un problema que tenía la economía uruguaya con varios sectores en dificultades que explicaban la caída del empleo y la inversión.
“Esta corrección debería llevar a mediano plazo a una recuperación del empleo y de la inversión”.

A su entender, como consecuencia de la sequía, pero considerando esta suba del dólar, la economía no crecerá un 3% como se preveía, sino que lo hará un 2,3%.

– INFLACIÓN
Sobre los efectos en la inflación, el especialista de CPA Ferrer manifestó que “afortunadamente esta corrección del dólar nos agarra con un nivel de inflación bastante bajo, lo que genera relativa holgura en el manejo de la política monetaria”. Si bien sostuvo que seguramente esta corrección genere una suba de la misma, ésta no debería superar el 7,5%.

– ARGENTINA
Sobre la situación de Argentina, Capurro sostuvo que Uruguay no tiene fundamentos para tener un contagio financiero. “Uruguay ha cambiado la velocidad de crecimiento, pero no ha dejado de crecer, lo cual muestra un cierto desacople de la economía argentina que no crece desde 2013. Lo que sí hay que tener presente es que Argentina es nuestro segundo mejor cliente de bienes y servicios. Es un mercado relevante y es el culpable de que Uruguay sobreviviera con un dólar a $ 28”. Por lo tanto, aseguró que Argentina ha afectado nuestros equilibrios macroeconómicos de los últimos años.

– EEUU
Esta suba en las tasas de interés en EEUU, y el fortalecimiento del dólar, le pone fin a un ciclo de tasas bajas que duró mucho tiempo y que hacía posible que países como Argentina, con un gran desorden macroeconómico, pudieran sobrevivir porque estaban recibiendo capitales y había capitales dispuestos a prestarles plata pese a la debilidad de sus fundamentos macroeconómicos.
“Las opciones de inversión en países más sólidos como EEUU no eran atractivos, pero ahora que las tasas vuelven a ser relevantes, la preferencia de los inversores de colocar dinero en países como Argentina y Uruguay será menor. El financiamiento va a ser más restrictivo y se va a ver la diferencia entre los países que hicieron las cosas bien y los que no”. Capurro sostuvo que, por esta razón, Argentina está haciendo los ajustes que debió hacer bastante tiempo atrás y el mercado lo está castigando.

El especialista de CPA Ferrer sostuvo que el gobierno uruguayo ya asume que no se va a llegar a la meta fiscal de crecimiento económico, lo cual implica asumir más riesgo porque las fuentes de financiamiento no son las que había antes.

Por otro lado, la suba de la moneda norteamericana y el aumento del valor del petróleo tienen un efecto sobre los precios de los combustibles, cuya suba es inminente.
“A corto plazo ANCAP va a tener que elegir entre trasladar el aumento de costos a precio o volver a tener pérdidas como tuvo los años anteriores, y con poco espacio fiscal como el que hay, seguramente se de ese aumento en los combustibles”, expresaba Capurro. CREA

 

Compartir.

Leave A Reply