Tercera Jornada FPTA De Pasto a Leche

0

IMPLANTANDO PASTURAS

En el marco de la III Jornada Implantando Pasturas del proyecto FPTA 2020 de Pasto a Leche, se visitó el establecimiento familiar de Elías Calo, en Colonia, integrante del grupo Por Más y San Pedro. Se trata de un establecimiento de 115 ha, con una rotación basada en especies perennes, que maneja una alta carga animal y con muy buenos resultados productivos. Además, se realizaron dos charlas a cargo de técnicos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA); una sobre Prevención y control de daños por hongos e insectos en la implantación por parte de la Ing. Agr. Ximena Cibils, y otra sobre Densidad de siembra, población de plantas, y duración y estabilidad de distintas pasturas, a cargo del Ing. Agr. Rodrigo Zarza.

El dueño de casa, Elías Calo

El asesor del establecimiento visitado, Pablo Bidegain, explicó que la jornada consistió en una recorrida por el predio que cuenta con tres chacras; una de pasturas de tres años con Cebadilla y Alfalfa, otra de 2
años con Trébol Rojo y Cebadilla y otra de un año con Dactylis y Alfalfa. “El énfasis estuvo puesto en los efectos de la implantación de las pasturas, viendo los problemas de siembra y los ocasionados por insectos. La idea era ver las cosas que se hacen bien y las que se podrían hacer mejor”, sostuvo el asesor.

De las 115 ha del establecimiento, 75 son de plataforma donde se maneja vacas en ordeñe, mientras que las restantes ha se dedican a la recría y al ganado seco. Poseen entre 100 y 110 vacas masa (VM), con producciones promedio de 21 litros. “Es un productor que trabaja mucho con reservas de silo de maíz y hace también silo de praderas. Tiene baja suplementación con concentrados, rondando los 6 kilos, es decir, da unos 260 gramos de concentrados por litro. Trabaja con una carga de 1,1 VM/haVM, manejando ganado americano de 570 kg.”. Bidegain explicó que se trata de tierras arrendadas, por lo que tienen que ser muy finos en el manejo para obtener buenos resultados. El silo y los concentrados se dan todo mezclado, debajo de la hebra, o sea, que no tienen playa de alimentación. Este punto, según sostuvo Bidegain, fue uno de los aspectos manejados como necesarios a mejorar, y unos de los puntos sugeridos por los visitantes de la jornada.

El consumo del pastoreo es en forma directa, realizándose la rotación dentro del predio. “Rara vez se compra comida afuera”, sostuvo. El 90% de lo que se siembra se hace bajo siembra directa, cuidando mucho los períodos de barbechos. “Siempre tratamos de tener los suelos lo mejor preparados posible y elegir las chacras más limpias”. Se utiliza semilla certificada, cuidando mucho todos los procesos de curado e inoculación, respetando los momentos de siembra y las densidades recomendadas, lo cual es uno de los fuertes del establecimiento.

Bidegain destacó que dentro de los errores que se vieron en la jornada, se resaltó el manejo de malezas, las cuales deberían tener un mayor control dentro de la rotación usando la fase de cultivos anuales, donde la batería de herbicidas es mayor que la disponible para pasturas. “Hay malezas que hoy se están tornando más agresivas, debemos ser más finos en su control y buscar buenas implantaciones de pasturas para a través de la competencia lograr disminuir su presencia”.

Sobre el manejo de las pasturas, Bidegain sostuvo que siempre se espera el momento ideal para comer, observando detalladamente el punto de vista fisiológico de la planta, lo cual es otro de los fuertes del establecimiento. “Tratamos de hacerlo a los 100 días después de que se implanta. En el caso de la Alfalfa, la comemos cuando ésta tiene unos 25 a 30 cm y las coronas están llenas de reservas. En gramíneas intentamos rondar las 3 o 4 hoja de macollo, tratando de cuidar el punto de vista fisiológico”.

Bidegain explicó que el circuito de pastoreo se arma cuidando mucho la pastura. Para no generar sobrepastoreo, si ésta no está pronta se da reserva, ya que de lo contrario implicaría una menor producción a futuro.

AVANCES DEL PROYECTO

En tanto, el coordinador lechero de FUCREA, Mario Fossatti, destacó que el Proyecto FPTA 2020 de Pasto a Leche, ha tenido avances muy importantes tras casi nueve meses de recoger información que ha sido analizada con productores. “Miramos la producción de las vacas y en función de eso, la producción de pasturas. Nos hemos encontrado con datos sumamente interesantes y con una gran dispersión”. Fossatti destacó que, con los datos de la última primavera, se observaron establecimientos que manejan entre 900 kg de Materia Seca (MS), por hectárea hasta 3 toneladas de MS/ha, producción de pasto cosechada de diferentes maneras, ya sea por el ganado o hecho reservas como silos o heno. “Analizando los márgenes que deja, vemos que se vuelve a repetir el hecho de que cuanto más grande es el pasto que se cosecha mayor es el margen. En primavera esto varía un poco en función del destino que se le dé al forraje. Si éste es de reserva, los márgenes bajan, pero si una proporción importante de lo destinado a las vacas se conserva, baja el margen por hectárea, pero no el del establecimiento”. Cuanta más cantidad de pasto se dedique a la producción directa de leche por consumo directo de las vacas, mayores son los márgenes, debido a que se puede tener mayor carga, mejor producción individual y utilizar menos suplemento. Fossatti explicó que, al tener más comida, se pueden tener más vacas y a su vez se observa que éstas dan más producción, lo que provoca que la suplementación con concentrados sea menor, haciendo que el resultado económico mejore sustancialmente.
“Vemos productores que tienen 0,7 vacas masas y otros que tienen 1,1. Si esas vacas dan un poco más, sacan un 50% más de producción en la misma área. Si bien gastan más concentrados por hectárea, gastan menos por vaca y por tanto por litros de leche, lo cual es impactante para los productores”.

Sobre la forma en que se analiza la información, Fossatti explicó que el productor suministra los datos de cuántas vacas ordeñó, cuánta leche sacó, qué contenido de grasa y proteína tuvo y después, al cierre del ejercicio, se analiza cuánto le costó producir esa pastura. “Cuando completemos el ciclo productivo, al 30 de junio, vamos a tener los costos globales de las empresas con un análisis económico más riguroso.

Ing. Agrónomos Ximena Cibils y Rodrigo Zarza de INIA.

Lo que nos interesaba en esta instancia era saber, a partir de la producción de los animales, cuánto se produjo de pasto. Muchos productores tienen un margen importante para mejorar los resultados por esa vía”. El coordinador lechero de FUCREA sostuvo que los productores han mostrado mucho interés en este tema y como prueba de ello es el resultado de las jornadas realizadas, donde, por ejemplo, en ésta última, participaron más de 100 productores. “Estas instancias permiten que todo el mundo levante información de otro predio, y a su vez ver cómo está cada una con respecto a su zona y al conjunto de productores de FUCREA”. Fossatti agregó que “los datos van mostrando claramente por donde hay que ir y en qué se puede mejorar sin hacer un esfuerzo importante en producción de pasturas”.

Por último, el coordinador lechero de FUCREA sostuvo que, en los tres establecimientos visitados hasta el momento dentro de este proyecto, había un buen manejo, pero también cosas para mejorar. “En lechería, el tema de pasturas es muy multifactorial. Obtener buenos resultados depende de la semilla, de cómo quedó implantada, la mezcla forrajera que se usó, cómo se controlaron las malezas, la re fertilización que se hizo, etc. Son muchos factores que sumados hacen la diferencia”, sentenció. CREA

 

Compartir.

Leave A Reply