Tendiendo puentes

0

Tras contactos que comenzaron en 2016, en mayo de este año la Sectorial Granjera concretó una importante gira técnica a Mendoza, lo que resulto una experiencia valora da como muy positiva por los productores locales y argentinos. Marcelo Buschiazzo, coordinador de la Sectorial, destacó la visita a viñedos y bodegas, además del intercambio con los productores CREA de la región Valle Cordillerano. Los productores, en tanto , resaltaron la importancia de poder intercambiar información sobre la forma de producir allí. El balance de esta visita fue tan enriquecedor que permitirá que se continúe el contacto y que se concrete una recorrida en Uruguay de los productores Argentinos

Marcelo Buschiazzo recordó que el
vínculo comenzó en 2016 a partir de una
consulta técnica por parte del Ing. Agr. Ricardo
García, integrante del CREA Aconcagua
y en ese momento Vocal de la Región Valle
Cordillerano en AACREA. Dicha consulta se
refería a aspectos de manejo sanitario del
viñedo y fue atendida por el Ing. Agr. Néstor
Merino, asesor del CREA Viticultores Julio O.
Borsani. “Acompañando de esa consulta nos
expresó la intensión de poder generar algún
vínculo de intercambio o cooperación con los
grupos de acá”, recordó el coordinador de la Sectorial Granjera. A nivel local también surgió
el interés compartido por los grupos vitícolas
de Uruguay de generar lazos de cooperación,
intercambio de información y posibles
acciones comunes. En diciembre de 2016,
Ricardo García, junto al Ing. Agr. Facundo
Bonamaizon (asesor CREA), no solo asistieron
a las Jornadas de Productor a Productor
que se realizaron en el marco de los festejos
de los 50º aniversarios de FUCREA, sino que
además acompañaron en la gira de viñedos
que se realizó en la zona de Maldonado el día
posterior.

“Esto último fue sin dudas un hecho
muy valorado por los viticultores CREA
uruguayos, y creció el interés por generar
algo planificado y sostenible”. Es así, que en
marzo de 2017, desde la Sectorial Granjera de
FUCREA se envió a Valles Cordilleranos una
propuesta con el objetivo de generar un ámbito
de trabajo conjunto que incluía la posibilidad
de visitas a viñedos y bodegas, participar
de una reunión mensual de un grupo CREA
Vitícola de allí, y una reunión de trabajo en
donde se analizarían temas comunes, se
desarrollarían áreas de cooperación, etc.
Si bien el alejamiento del Ing. García
de su rol como Vocal de la región de Valle
Cordilleranos implicó que la propuesta no
fuera acompañada por todos los grupos, el
CREA Aconcagua que él asesoraba, manifestó
su intención de continuar con el proyecto,
razón por la cual se organizó la Gira Técnica
que finalmente se concretó el pasado mes de
mayo.

Dentro de los objetivos de la misma
se destaca la realización de una visita de
intercambio de productores vitivinícolas CREA
de Uruguay con productores CREA de Mendoza-
Argentina en la búsqueda de fortalecer
lazos y de establecer futuras acciones conjuntas;
y lograr una comprensión del modelo vitivinícola
mendocino, incluyendo los diferentes
modelos y zonas de producción que existen
actualmente en la provincia de Mendoza.

“Lo único que nos quedó pendiente fue
participar de una reunión de un grupo CREA
de Valle Cordillerano, lo cual quedó para un
futuro encuentro”, destacó Buschiazzo.

El coordinador granjero de FUCREA
destacó que “fue una instancia que, no solo
nos permitió avanzar en los contactos y conocimientos
con los grupos de allá, sino que nos
parece que generamos una buena expectativa
por parte de ellos para seguir avanzando en
esto que es muy interesante, intercambiando
información, compartiendo problemáticas y
soluciones. Si bien somos países distintos
con producciones diferentes, hay puntos en
común.”

Además, sostuvo que los productores
argentinos vieron con mucha admiración el
hecho de que en Uruguay los grupos tuvieran
más de 40 años de historia. “Resaltaron
también el rol que han tenido nuestros grupos
en el cambio del sistema vitícola uruguayo
en la década de los 70-80. Ellos destacaron
cómo los CREA aquí han tenido gran incidencia
en el desarrollo de políticas públicas para
el sector”.

Por otro lado, destacó el compromiso
de realizar en diciembre una visita a nuestro
país, además de la participación de técnicos
argentinos en el Congreso Internacional de la
Uva y el Vino que se desarrollará en Punta del
Este.

A su vez, Buschiazzo resaltó los
contactos establecidos con ProMendoza,
institución provincial que tiene como objetivos
la promoción de la exportación, el turismo y la
captación de inversiones.

“Considero que la actividad cumplió con
los objetivos planteados y deja, entre otras
cosas, la posibilidad de seguir realizando
acciones conjuntas con los grupos de Valles
Cordilleranos. Está en nuestras manos sacarle
el máximo provecho técnico e institucional.
Este tipo de acuerdos no tiene antecedentes
en una Sectorial Granjera, que se ha caracterizado
por su apertura a conocer lo que se
hace en el mundo. Estas acciones abren sin
dudas un nuevo espectro de acción y quizás
alcances que ni siquiera llegamos a divisar
hoy. Indudablemente implica e implicará un
fuerte compromiso y un esfuerzo; no solo
de los grupos granjeros, sino también de
FUCREA como institución, a la cual representamos
en este tipo de acciones”.

Desde argentina, la Lic. Ana Paz Vignoni,
presidente del CREA Valle de Uyata expresó
que “la posibilidad de este intercambio nos
enriquece doblemente, ya que nos permite
generar un vínculo importante desde lo
técnico, pero también desde lo metodológico,
siempre en vistas del bien común, algo que
es propio del movimiento CREA. Y justamente
este último aspecto es el que más se destacó
a nivel de grupo. Recibir a la delegación de
FUCREA implicó recibir a otros miembros
CREA, lo que representa una fuente inestimable
de confianza, sinceridad y respecto”.

Agregó que “establecer lazos con
miembros CREA de Uruguay nos ofrece la
posibilidad de superar los límites que nos
presenta una perspectiva sesgada por la
realidad económica, política y social en la que
desempeñamos nuestras actividades, a través
de una visión externa calificada y objetiva.
Pero, complementariamente, también es posible
trascender las diferencias entre nuestros
sistemas productivos (clima, rendimientos,
tradiciones, etc.) para llegar a ser igualmente
eficientes y competitivos, en un contexto de
mercado guiado por la globalización.

Visión de productores uruguayos

Federico Baccino, integrante del CREA
Viticultores Julio O. Borsani, destacó que ésta
ha sido una gira muy interesante y enriquecedora.
“Si bien era un destino al que hemos ido
con el grupo en varias oportunidades fue muy
interesante porque el viaje estuvo muy bien
armado y completo, logrando pasar la frontera
típica que es la del turismo”.

Destacó la posibilidad de haber
intercambiado información con otros grupos
CREA, asegurando que hubo datos que los
sorprendieron mucho. “Ellos tienen precios
similares a los nuestros en cuanto a las uvas
comunes, pero valores superiores en uvas
finas. Tienen una estructura de costos bastante
distinta, con una composición diferente a
la nuestra, pero sin embargo llegan a costos
similares a los nuestros. La macroeconomía
de ellos es distinta, pero la foto que vimos
fue bastante sorprendente”. Además Baccino
destacó que, a nivel vitícola, nuestro país no
tiene nada que envidiarle a ningún país del
mundo.

“Quiero reafirmar la excelente calidad
del producto final que obtenemos en Uruguay.
Tuvimos degustaciones de las bodegas
de más alto nivel de allá y de las de acá,
y estamos muy bien. No había diferencias
sustanciales; sí diferentes gustos o estilos,
pero somos muy competitivos en cuanto a la
calidad del producto final”, destacó.
El productor agregó que hubo más
temas en común de lo que a priori se imaginaban.
Teniendo en cuenta que la Sectorial
Granjera es pequeña en cuanto a la cantidad
de grupos, resultó muy positivo poder intercambiar
experiencias con otras 70 empresas
que presentan los mismos desafíos que las
locales. “Vale la pena transitar este camino”,
sentenció.

En tanto, José Culasso, de la empresa
Domingo Moizo, integrante del CREA Viticultores
Luis Fernández sostuvo que realizar el
viaje con el otro grupo les permitió conocerse
y aprender de ellos también.

Si bien sostuvo que en Mendoza tienen
otro clima y otras características productivas,
compartieron preocupaciones y problemáticas
comunes. Destacó también el interés por
parte de los productores mendocinos por la
producción orgánica y biodinámica. “Esta
última implica más que solo restricciones de
aplicar productos sanitarios”. Por otro lado, resaltó
la utilización de tecnologías en Mendoza
como las mallas para protección del granizo
en forma permanente, y no como aquí que se
usan en menor escala y principalmente para
el control de pájaros.

Culasso aseguró que, desde el punto
de vista comercial, ambos países comparten
la preocupación por la disminución del consumo
de vino relacionada a cambios culturales
y la competencia de otras bebidas. De todas
formas, sostuvo que el problema en Uruguay
es aún más grave por los controles de alcoholemia,
lo que ha hecho prácticamente desaparecer
el consumo de vinos en restoranes.

Por otro lado, Culasso señaló que, en
algunos problemas sanitarios vinculados al
control de enfermedades los productores
uruguayos tienen más experiencia. “Ellos
tienen condiciones climáticas más favorables
o menos perjudiciales para el cultivo que
nosotros”.

En tanto, el técnico investigador especializado
en viticultura de INIA Las Brujas, el
Ing. Agr. Andrés Coniberti, destacó que lo
más importante para ellos es el contacto con
los productores. “Muchas veces nos encontramos
en una burbuja. Por eso para nosotros
compartir esta gira con grupos de productores
de Uruguay y de Argentina fue muy valioso
porque nos plantearon sus problemáticas y
eso te baja un poco a tierra”.
Por otro lado, Coniberti se mostró asombrado
con el hecho de que antes algunas
bodegas de punta no les daban demasiada
importancia a los temas de inocuidad y sustentabilidad
pero ahora, sin estar certificados
orgánicamente, están preocupados por ese
tema. “Me asombró ver cosas sobre manejo
de suelos y el plan de reducir y eliminar el
uso de algunos herbicidas o fitosanitarios.
Sobre todo en empresas que, dentro de su
comercialización, no van a tener un sello en la
botella. Eso es un cambio importante”.
Coniberti destacó que, en algunos temas
como el manejo del suelo, los grupos de
Uruguay son un ejemplo. Además, en los aspectos
de organización también sostuvo que
los CREA de Uruguay están más avanzados.
En tanto, en aspectos vinculados a la comercialización,
los CREA de Argentina tiene más
experiencia y con muy buenos resultados.
A nivel tecnológico, Coniberti sostuvo
que los CREA uruguayos están muy avanzados,
lo que implica “una vara muy alta para
los investigadores”.
Por otro lado, el investigador se refirió a
la Jornada Destacada en Viticultura, realizada
el pasado 21 de junio en la Estación Experimental
Las Brujas de INIA, en la cual participó
FUCREA, con la colaboración de Facultad de
Agronomía y el Instituto Nacional de Vitivinicultura
(INAVI). “Lo principal fue ver todas a
las instituciones con intensión de desarrollar
cosas nuevas. Muchas veces nos encontramos
trabajando cada uno por su lado. En Uruguay
hay 6.000 ha vinculadas a la viticultura,
casi una bodega en otro país, por eso no se
entiende que estemos todos separados”.
Para el investigador, Uruguay tiene
desafíos importantes en cuanto a inocuidad,
sustentabilidad y un clima complejo para la
viticultura. “Por eso hay que levantar muchas
limitantes que son posibles si usamos todos
los recursos que hay en el sector de forma
conjunta”, sentenció.

Líneas de acción conjunta

El Ing. Agr. Mauricio Castro, coordinador
del grupo CREA Huarpe, se integró con el
objetivo de definir líneas conjuntas de acción
que redunden en beneficios para los viticultores
CREA de ambas regiones vitivinícolas.
“Tanto en lo personal como dentro del
grupo se generó una alegría y entusiasmo
muy grande cuando nos enteramos que iban
a venir y todos me transmitieron su idea de
que este vínculo sería muy fructífero y provechoso
para todos. Estamos muy cerca y tenemos
mucho que compartir y aprender uno de
otro. Si en un solo grupo CREA ya se genera
sinergia, y cuando compartimos con otros
CREA argentinos se genera más, imaginémonos
lo que podríamos generar compartiendo
Argentina y Uruguay”, sostuvo.
Castro destacó que es una gran
posibilidad solo el hecho de compartir la
información y la forma en que se trabaja. “Así
podríamos comparar distintos indicadores
como kgs cosechados, rendimientos por ha,
costos, precios de venta de uva y vino. También
compartir las tecnologías de insumos y
procesos que utilizamos aquí y allá para el
manejo del viñedo, como control de malezas,
control fitosanitario, riego, fertilización, cosecha,
preparación de suelo, variedades, etc.
Además, podríamos abordar temas enológicos
y comerciales”, destacó el asesor.
Por su parte el Ing Agr. Ricardo García,
quien fue quien promovió el encuentro tras su
consulta técnica, sostuvo luego del contacto
con los grupos vitícolas CREA de Uruguay
que “cuando se comparte metodología y
valores comunes es muy fácil entender y
comprender lo que nos deberá facilitar poder
ver, y si lo que vemos lo entendemos, seguramente
será más fácil crecer a pesar de las
distancias, integrándonos en una dimensión
que no conocemos”.

Para García, éstos encuentros son una
posibilidad formativa enorme para todos y
“creo en la reversibilidad de los caminos. La
comunicación es más fácil entre miembros
CREA y eso quedó demostrado en vuestra visita.
Hay que promover acciones de intercambio
y aquí el lenguaje debe ser el apropiado
para que nos lleve a concentrar voluntades y
no disiparlas”.
Consultado sobre en qué temáticas
considera se puede trabajar en conjunto,
el Ing. García sostuvo que “seguramente la
gestión será el primer tema, pero debiéramos
ser más abarcativos. Debiéramos poder compartir
recursos humanos que nos nutran en el
crecimiento de ambos lados y del CREA en su
conjunto. Seguramente si las cosas progresan
llegaremos a generar intercambio de conocimientos
con entidades como facultades,
centro de investigación, etc. Nada es más
motivador que llevar un profesional CREA a
una charla o jornada técnica en el extranjero”.

Finalmente, la Lic. Ana Paz Vignoni,
presidente del CREA Valle de Uyata, sostuvo
que “debemos tener presente que quienes
formamos parte de este movimiento tenemos
una gran ventaja comparativa en base al
prestigio internacional del que goza CREA.
Pero también recordar que no pertenecemos
a CREA, sino que lo integramos. Y esto nos
desafía a continuar el camino conjunto iniciado
en Mendoza”.
En este sentido, agradeció en nombre
del grupo Valle de Uyata la visita de la delegación
de FUCREA. “La misma se desarrolló en
un ámbito de calidez, camaradería y confianza
mutua y para el grupo ha representado
una gran motivación, que es la fuente de todo
compromiso”, sentenció. CREA

Compartir.

Leave A Reply