Las 3R

0

Tecnología de procesos para optimizar la conversión de forraje en producto animal

Cuanto más pasto cosechemos tendremos menores costos por kilogramo de carne o litro de leche producidos y, a su vez, obtendremos márgenes netos positivos. Por eso INIA La Estanzuela desarrolló la estrategia de las tres R que involucra medidas de manejo para optimizar la cosecha de pasto en predios lecheros y ganaderos. La primera R significa Recorrida, que implica controlar el crecimiento del pasto, analizando el stock promedio y los indicadores fisiológicos; la segunda R implica Rotación para hacer una buena asignación del área a pastorear; y la tercera R implica el término Remanente, es decir, hacer un control diario de lo que queda de esa pastura. Sabido es que Uruguay tiene condiciones favorables para los sistemas pastoriles, pero el punto está en poder aprovecharlo de la mejor manera para lograr ser rentables.

Desde setiembre de 2017 se hace un seguimiento semanal “3R” de los establecimientos “Manchega” y “Sierra Redonda” de Mauricio Rodríguez y Daniel Queirolo

¿Por qué insistimos con el pastoreo?

La optimización de la cosecha de pasto, en gran medida resultado del ajuste de la carga a la producción de pasto, explica gran parte de los resultados económicos de los sistemas pastoriles. La lógica es: a más pasto cosechado, menores costos del kg de carne o el litro de leche producido, más chances de tener márgenes netos positivos. Además, más pasto es sinónimo de más estabilidad. En los sistemas lecheros está bien documentado que el resultado económico y los kg de pasto consumidos están relacionados positivamente (Ver Figura 1).

Condiciones favorables en Uruguay
en un contexto de crisis

“Crisis” en chino se escribe con dos
símbolos que quieren decir uno “peligro” y
el otro “oportunidad”. El agro uruguayo pasa
por una crisis económica y de rentabilidad y
requiere acción para incrementar la productividad
y controlar los costos de producción.
Las herramientas están. De hecho, Uruguay
tiene ventajas sobre muchos lugares del
mundo: las vacas y ovejas pueden pastorear
a cielo abierto todo el año. ¡El campo uruguayo
puede producir carne y leche con uno
de los menores costos del mundo! Esto es
clave, porque la ganadería que viene es más
difícil que la de hoy. Horan y Roche en 2016
proponían en su artículo “sistemas ganaderos
resilientes; sobreviviendo a la volatilidad”
que lo único constante en el futuro va a ser el
cambio, que son los sistemas resilientes los
que van a poder sobrevivir a las embestidas
de caídas de precios y otras condiciones
adversas. Los sistemas que dependen de la
suplementación van a estar muy expuestos
a la volatilidad, y por ende, vulnerables. La
oportunidad está.

Pero… la brecha es grande

Un buen ejemplo de desajuste entre lo
potencial y lo real lo enfrenta hoy la lechería; si
bien hay un potencial de producción de pasto
importante, el tambo uruguayo promedio no
cosecha más de 5 toneladas de materia seca
por ha por año, es decir, menos del 50% de lo
que potencialmente crece (datos de Seguimiento
forrajero satelital y Proyecto Costos de
Conaprole) ¿Cómo mejoramos la ejecución?
Primero que nada, es preciso tener ganas,
muchas ganas de hacerlo, para lo cual hay
que estar convencido que es útil, necesario
y rentable. En segundo lugar, se debe pasar
por un proceso de planificación estratégica
en serio. Una vez cumplida la etapa del plan,
sigue la ejecución del mismo, la cual requiere
de reglas de manejo consistentes.

Protocolo de manejo de las 3R

En INIA La Estanzuela se desarrolló un
protocolo de trabajo llamado “3R” (de Recorrida
– Rotación – Remanentes). Ver Boletín de
Divulgación Nº 115 de INIA http://www.inia.uy/
Publicaciones/Documentos%20compartidos/
bd-115-2017.pdf

Primer “R”: Recorrida

La propuesta de la primer R es caminar
toda la superficie efectiva de pastoreo una vez
por semana, el mismo día siempre y a la misma
hora, es decir una rutina, usando la misma
transecta en cada potrero. Alguien dijo: “no se
puede gestionar lo que no se mide”. En cada
potrero se estima la disponibilidad de pasto
en kg de materia seca por ha. Después de un
período de entrenamiento corto y razonable,
uno puede estimar la disponibilidad en cada
potrero visualmente. Disponer de esta información nos permite:

  • cuantificar la disponibilidad promedio de pasturas en cada momento, cada semana
  • Identificar objetivos para pre pastoreo y remanente post pastoreo
  • Anticiparse e identificar superávis y déficits tempranamente
  • Decidir el orden de pastoreo para la próxima semana
  • Recibir es estrés en las decisiones de manejo de las pasturas
  • Tomar decisiones oportunas sobre el manejo de los pastos

Segunda “R”: Rotación

La recorrida semanal nos permite definir
la rotación; la rotación es un concepto clave
que implica que los animales deben cosechar
su dieta diaria para obtener su mejor
performance productiva, comer lo menos
selectivamente posible y dejar un remanente
adecuado para poder volver a la pastura en
su momento óptimo en cantidad y calidad. El
producto de la tasa de crecimiento promedio
de la superficie efectiva de pastoreo y el área
de esta última determinan la oferta diaria
de forraje que “apareció cada día” durante
la última semana. Ese “camión” de pasto
es lo podemos intentar retirar (cosechar)
del campo, de manera tal de “comerme el
crecimiento”. El “camión de pasto” dividido
la disponibilidad de pasto estimada en kg de
MS/ha, determina el área diaria para ofrecer
al ganado.

Acá hay un tema fundamental a tener en cuenta.Tal como muestra la Figura 3, en pasturas sembradas con especies “templadas” la ventana óptima para la cosecha es cuando la gramínea se encuentra en estado de 2,5 a 3 hojas. Los australianos Donaghy y Fukerson en 2001 son los que propusieron una metodología de manejo en la cual la toma de decisiones se ata a la tasa de aparición de hojas. Para entrar a pastorear en 2,5 hojas en raigrás, es preciso modificar el área de pastoreo. En el caso de alfalfa, la tasa de aparición de nudos cumple con el mismo requisito de indicador del momento de defoliación. Productividad, calidad y persistencia son el resultado de defoliaciones en momentos óptimos.

Tercer “R” Remanentes

Un remanente ideal para pasturas sembradas
es 15% de matas de rechazo (áreas
donde hubieron bosteos u orina) y 5 cm entre
las matas (salvo en verano en que buscamos
7 a 9 cm).

El control del remanente tiene varias
implicancias:

• Indica “cómo” fue comida la parcela
en cantidad (% utilización) y calidad
• Establece la velocidad del rebrote
• Determina diferentes cantidades de
material senescente
• Afecta las condiciones “micro” ambientales
del rastrojo y esto puede afectar la
sobrevivencia de plantas y la persistencia de
una pastura
• Sugiere la posibilidad de una pasada
de rotativa

Dos aspectos a tener en cuenta: el
cuidado de los rebrotes y el daño por
pisoteo.

Como regla general, proponemos no
pasarnos de las 48 horas desde la defoliación
(Ley de las 48 horas) para cuidar los rebrotes;
abajo algunas premisas de manejo:
• Entradas múltiples a los potreros
• Uso de contrafranja
• Uso racional de rotativa
• Control de corriente
• Limitar sobrepastoreo o pisoteo
removiendo a los animales del potrero una
vez que hayan comido
En dos años de ensayos en Irlanda, el
pisoteo resultó en reducciones de 22 a 51%
en la producción de pasto Tuñon et al. (2013).

Cómo gestionarlo:

• Primero debemos saber que siempre
vamos a convivir con algo de daño
• Podemos elegir potreros que
vamos a renovar con anticipación si estamos
pendientes del tiempo (no ser demasiado
conservadores)
• Hacer múltiples entradas a los potreros
• Callejones con hilo
• Pastoreos cortos de 3 horas (on-off
grazing), más aplicables a tambo

Estamos convencidos y nos embarcamos
en un sistema… ¡ahora hay que
seguirlo!

La motivación de todos los involucrados
es clave para sostener el sistema. En
este sentido es interesante el trabajo de los
australianos Turner e Irvine de Tasmania,
que lograron resultados consistentes en la
transferencia de prácticas de manejo de pastoreo
haciendo un coaching de los mandos
medios. Hay varias acciones que ayudan
a sostener el foco y motivan. Primero, es
bueno poner objetivos de cosecha de pasto.
Estrategia:
1. Análisis de datos de recorridas con
devolución
2. Reglas de manejo (ej., comer silo
pre ordeñe)
3. Monitoreo de indicadores clave de
desempeño
4. ¿Objetivos de cosecha de pasto?
Estrategia
5. Empoderar al encargado (liderazgo
y propiedad)
6. Experiencia compartida entre pares
7. Debe ser parte de la gestión, tan
importante como el resto.
8. Grupos de discusión con talleres

Los verdaderos “agentes de cambio”
son los productores referentes

Los productores creen en los productores.
El equipo de transferencia de tecnologías
de INIA está enfocado en aprovechar el rasgo
de los productores referentes para impulsar el
cambio. Según Rogers (Diffusion of innovations)
la cualidad clave de un productor
referente es el respeto de sus pares. Los
referentes son las personas sobre las que las
demás corroboran. Aceleran el proceso de
difusión, son modelos a seguir y motivan a la
masa crítica. Son respetados por los colegas.
Usan discreta y exitosamente las nuevas
ideas y le ponen la estampilla a las nuevas
ideas al adoptarlas.

La “toma de conciencia” no es suficiente
para generar cambio

Es menester capacitar y generar las
condiciones para que las cosas “pasen”.
Gavin Sheath, especialista en transferencia
de prácticas de manejo que asesora a INIA,
habla de que para que realmente la toma de
conciencia se traduzca en cambio es preciso
que existan tres cosas: i) conocimientos y
habilidades; ii) confianza para asumir riesgos
y iii) motivación (la zanahoria de los beneficios).
La diferencia está en qué hacer con
la información. Hoy estamos en la era del
conocimiento, y COVEY dice que pasamos a
la era de la sabiduría. Las carreras de nuestros
hijos no las conocemos. La diferencia no
la hacemos con la información. Fíjense que
pasa con Google. En la era del conocimiento,
la información está al alcance. La diferencia la
hacemos cuando la aplicamos y aprendemos
de la experiencia.

Debemos incorporar la metodología o
el Sistema 3 R a los predios con campo
natural

• Las bases fisiológicas del manejo
son las mismas que en pasturas sembradas.
• El control de la selectividad que
ejercen los animales se logra con altas cargas
instantáneas.
• La brecha productiva entre el actual
uso del campo natural y una utilización gestionada
semanalmente es muy grande.
• El control de la dotación, la disponibilidad
y el descanso son herramientas
indiscutibles y fácilmente gestionables con el
Sistema 3R.
Pero debemos trabajar para lograr estimaciones
confiables de forraje disponible: el
uso de la regla diseñada por el Ing. Agr. Elbio
Berreta, y que su uso está recomendado en la
cartilla N°65 “La altura del forraje como herramienta
para el manejo de sistemas pastoriles
sobre campo natural”: http://www.ainfo.inia.
uy/digital/bitstream/item/5567/1/065-UFFIP.
pdf, más un aplicativo (app) que está desarrollando
INIA, será un soporte fundamental para
la puesta en práctica de rutinas que consideren
al campo natural con sus mejores posibilidades
de aportar competitividad y resiliencia
a la ganadería; esto es una demanda urgente
de los productores. CREA

Gonzalo Tuñon – gtunon@inia.org.uy
Esteban Carriquiry – ecarriquiry@inia.org.uy
Técnicos sectoriales INIA – Julio 2018

Compartir.

Leave A Reply