Empresas agrícola-ganaderas con peor resultado de los últimos 15 años

0

El efecto climático en el ejercicio 17-18 provocó una baja de 40% en el Producto Bruto de las empresas agrícolas-ganaderas de FUCREA. Los malos resultados de la campaña de invierno, pero fundamentalmente la pésima zafra de soja con los rendimientos más bajos de la historia, fueron las razones que explicaron el menor Producto Bruto, el cual cayó 206 US$/ha. El Ingreso de Capital de estas empresas se ubicó en 35 US$/ ha sin considerar renta, ya que si se incluye, y con un valor promedio de 54 US$/ha, el Ingreso Neto se ubica en – 19 US$/ha.

“La estabilidad
estuvo marcada
por la pa rte
ganadera”

Nazar Rodríguez, coordinador de esta
sectorial en FUCREA explicó que las empresas
agrícolas-ganaderas venían perdiendo
Ingreso Bruto por precio y rendimiento, pero
“la caída más fuerte que tuvimos fue por la
baja del Producto Bruto y eso no se puede
revertir disminuyendo los costos”.

Estos datos se obtuvieron de 9 grupos,
con 70 carpetas de empresas que forman
parte de esta sectorial, abarcando un área de
124.982 has, de las cuales 72.489 has son
ganaderas y 54.492 has son agrícolas.

Recordemos que el Ingreso de Capital
en el ejercicio anterior había sido de 145 US$/
ha.

Si se analizan las empresas según el
área agrícola que tengan, se observa que las
de mayor área tuvieron un Ingreso de Capital
de 24 US$/ha con una renta de 146 US$/ha,
las agrícolas- ganaderas tuvieron un Ingreso
de 16 US$/ha con una renta de 102 US$/ha,
mientras que las ganaderas-agrícolas alcanzaron
un Ingreso de 95 US$/ha con 85 US$/
ha de renta.

“La estabilidad estuvo marcada por la
parte ganadera”. Además, destacó que hubo
empresas más diversificadas con producción
de semilla fina u otro tipo de actividades que
vieron minimizados los efectos negativos del
clima. Pero “a las más agrícolas y con mayor
participación de cultivos de verano, y sobre
todo de la soja, realmente les pegó fuerte”.

Rodríguez destacó por otro lado el menor
rendimiento en los cultivos de invierno a lo
que se sumaron también malos precios. En el
caso del trigo, el rendimiento fue de 2.605 kg/
ha frente a 3.984 kg/ha del ejercicio anterior.
En cebada, el rendimiento pasó de 4.078 kg/
ha a 2.934 kg/ha.

En el caso de la soja, se pasó del mejor
año con rendimientos históricos al peor, con
una producción promedio de 1.100 kg/ha.

El coordinador agrícola-ganadero de
FUCREA sostuvo que el movimiento buscó
acompañar a los productores durante todo
el proceso de la sequía, pero señaló que
recién cuando las máquinas ingresaron a las
chacras para cosechar se vieron los resultados
tan negativos. “Teníamos la esperanza de
que el efecto no fuera tan grave como terminó
siendo”. Recordó que FUCREA realizó un
taller en el mes de abril para ver cómo encarar
la situación hacia adelante. “Hay que posicionarse
en cada empresa para ver qué posibilidades
de ajuste tiene, pero se ha trabajado
en muchas áreas. Lo importante es no perder
escala. Hay que tratar de analizar el tema pensando
en promedio 3 o 4 años hacia adelante
para poder enfrentar el efecto de este ejercicio”(
dependiendo de cada empresa). Agregó
que los productores deberán re perfilar
algunos planteos previstos para este año para
llevarlos adelante en 4 o 5 años. “Siempre se
trata de levantar las restricciones por el lado
de la productividad, pero en este caso, fue un
efecto muy fuerte como para poder revertirlo”.
Además, señaló que las empresas que obtuvieron
mejores resultados tuvieron detalles en
el día a día que las diferenciaron, pero no hay
grandes recetas.

“Sabemos que a
veces esto va contra
los ingresos, pero
deberíamos pensar
en llevar más área
agrícola a
pa sturas”

Hacia adelante, desde la sectorial se
plantea la necesidad de lograr una mayor
diversificación para obtener más estabilidad.
“Sabemos que a veces esto va contra los
ingresos. Pero deberíamos pensar en llevar
más área agrícola a pasturas”.

Rodríguez destacó que la producción
de carne por ha viene mejorando en los
últimos años, además de lograrse mayores
precios por el kilo de carne producido. Señaló
que esto se da como consecuencia de la mayor
participación de las pasturas y la mejora
de la base forrajera.

En cuanto a los costos, destacó que bajaron
cerca de 20 US$/ha, pero sostuvo que
es muy poco lo que se puede ajustar en este
punto. “Lo que tiene que revertir el productor
es el producto bruto”.

“Siempre se trata
de levantar las
restricciones por
el lado de la
productividad, pero
en este caso, fue un
efecto muy fuerte como
pa ra poder revertirlo”

Por otro lado sostuvo que si se analiza
solamente el área agrícola de las empresas,
los productores dejaron de recibir entre 600
US$/ha y 650 US$/ha, lo que implica una
pérdida de 500 US$/ha. “Los 1.100 kg de soja
que se obtuvieron sirvieron para cubrir costos
básicos. Pero hay que considerar costos de la
tierra, de las empresas, etc. Si bien la ganadería
trató de equilibrar los gastos, las pérdidas
en el sector agrícola rondarían los 500 US$/
ha”, sentenció. CREA

Compartir.

Leave A Reply