Jornada de Cultivos de Verano CREA – INIA “El manejo basado en costos y no en eficiencia ha sido una mala estrategia”

0

Analizando el comportamiento de las últimas 5 zafras, la Jornada de Cultivos de Verano organizada por FUCREA y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, puso foco en las oportunidades que se generan con la integración de la agricultura con la ganadería. Bajo el título de “Tan Agrícolas como la Ganadería lo permita”, se analizó el clima y la mayor frecuencia de eventos extremos, las oportunidades que se generan con la ganadería, los resultados físicos de la última campaña y las variables que han incidido en los resultados económicos de los últimos 5 años.

En este sentido, el Ing. Agr. Andrés Contatore, integrante de la Comisión de Asesores CREA Agrícola Ganadera, comenzó repasando los resultados de los cultivos de invierno del ejercicio 2018/19 lo que arrojó un resultado económico para trigo de 56 US$/ha, para cebada de 74 US$/ha, -22 US$/ha para colza, y de -40 US$/ha para carinata. En cuanto a los cultivos de verano, la soja de primera fue la que tuvo un mejor margen bruto, ubicándose en 450 US$/ha, seguida de la de segunda con 370 US$/ha y del maíz de primera con 355 US$/ha. Pero si se anualiza el resultado del doble cultivo (C. invierno + soja 2da) es lo que mejor margen generó.

Contatore resaltó que el doble cultivo fue lo que mejor margen tuvo en todo el país.
Analizando los últimos 5 ejercicios agrícolas, cuando hubo inundaciones, sequías y problemas internacionales, Contatore destacó que en el último ejercicio se lograron rendimientos récord en invierno y verano, mientras que en el ejercicio anterior el año fue de récord negativo tanto en verano como en invierno. Hasta entonces, el ejercicio 16/17 fue el segundo año de mayor productividad mientras que los anteriores fueron años “normales”.

Mirando los resultados de las empresas entre 2010 y 2014, se observa que éstas venían creciendo, “pagando todo y dejando plata”. Sin embargo, a partir de 14/15, cuando la soja pasó de 500 US$/ton a 350 US$/ha el negocio se empezó a complicar hasta llegar al punto de un margen neto acumulado que entre los años 14/15 y 18/19 fue de 460 US$/ha negativo. (-460 USD/ha hasta 17/18, con el 18/19 quedó en -323 USD/ha – Margen neto = ingresos después de pagar todos los costos, incluido renta y costos fijos).
Por otro lado, destacó que en los últimos 5 años un 80% de los productores integrantes de FUCREA tuvieron resultados positivos antes de pagar renta, pero al pagarla, este porcentaje pasó a 56%.

Al analizar el margen después de la renta, se destaca que en 2017, solo el 17% de las chacras de FUCREA pudieron pagarla, lo que se tradujo en muchos problemas.

Ing. Agro. Andrés Contatore

Por otro lado, Contatore aseguró que en el caso de una soja de primera en el litoral sur del país, en los últimos 5 ejercicios, con una producción de 850 US$/ha, el 30% estuvo destinado al pago de renta, el 10% se fue en costos comerciales, el 50% en costos directos, quedándole al productor solo un 10%. “Esto significa que al productor solo le quedaron unos 85 US$/ha con los que debe pagar costos fijos que en promedio rondan los 100 USD/ha para los productores CREA”.

 

 

Comparando el resultado de soja de primera de estos últimos 5 años con el de 2011 (tomándolo como año representativo de la agricultura entre 2010 a 2014, Contatore resaltó que los costos directos, es decir, los insumos, no han aumentado en dólares de forma significativa, pero si aumentó lo que hay que gastar por ha ya que hay que agregar otros costos como coberturas, etc. “Hoy tenemos extras que en 2011 no teníamos”.

A su vez destacó que, en los últimos 5 años, el maíz de primera tuvo mejor margen que la soja de primera. “Entonces, ¿por qué hacemos tanta soja de primera? En cuanto a la secuencia, resaltó que la combinación cebada-soja, ha sido la combinación que mejores resultados ha tenido, seguido de colza-soja, trigo-soja, maíz y después recién soja de primera”.

El integrante de la comisión de asesores de FUCREA, sostuvo que hay un efecto vinculado al productor, como también lo hay en cuanto al año y a la zona, y las medidas de manejo como fecha de siembra, fertilización, edad de chacra, etc.

Por otro lado se analizó el efecto productor con 10 empresas que tuvieron márgenes altos. “Vimos que, exceptuando el 2017 que fue un año muy negativo para todos, en el resto de los años era muy conveniente ser uno de esos productores, porque en promedio ganaron 109 US$/ha después de renta, cuando el resto ganó 37 US$/ha después de renta”.

Los rendimientos de estos productores fueron muy superiores en los años promedio como 2014 y 2015, pero sobre todo lo destacable es que en los años malos, se notó más el efecto del “buen productor”. A su vez, señaló que estos productores gastan mejor. “Si bien los costos son algo superiores, están mejor dirigidos. El aumento de costos en fertilizantes termina generando mejores rendimientos, lo cual se traduce en un mejor margen”.

Por último sostuvo que “en los últimos 5 años venimos de un ciclo agrícola muy malo, donde los mejores productores ganaron muy poco. El escenario hacia adelante es incierto por la incertidumbre que hay en los precios, además de la parte productiva”.

A su vez, manifestó que es necesario hacerse la pregunta sobre si la empresa está ganando plata de forma genuina o se está pagando una renta disfrazada de margen agrícola.

Contatore señaló que el manejo basado en costos y no en eficiencia ha sido una mala estrategia. “La estrategia correcta viene por el lado de no bajar costos sino de aumentar la eficiencia productiva de cada dólar extra que se va a invertir. Hay que ponerle más cabeza al sistema. Intensificación y diversificación fue lo que hicieron las mejores empresas.”

 

Ing. Agro. Felipe López

En tanto, Felipe López integrante de la Comisión Asesores Agrícola-Ganaderos de FUCREA, realizó su presentación sobre Resultados físicos 18-19. ¿Sólo efecto año?, ¿Cómo tener mayor probabilidad de éxito?
López recordó que esta zafra se caracterizó por una predominancia de la soja de primera y de la de segunda, que es lo que se viene observando en los últimos años. La soja de primera tuvo un mejor rendimiento en el litoral sur, mientras que la soja de segunda fue muy similar en el litoral norte y sur. En el caso del maíz, los mejores rendimientos se alcanzaron en el litoral sur.

En cuanto a la dinámica de siembra, que tiene impacto en los rendimientos obtenidos, recordó los eventos climáticos que provocaron un retraso importante en las fechas de siembra.

Tras analizar las variables de manejo que han impactado en los rendimientos de soja de los últimos 13 años, destacó que “tenemos un cultivo que se desarrolla en determinado ambiente, el cual es traccionado por factores que creemos conocer cómo funcionan, pero, a título personal, creo que hay muchas cosas que no sabemos, o que conocemos que están afectando pero que no sabemos cómo. Sin embargo, hay algo que está jugando a favor nuestro, que tenemos que cuidar y aumentar, que es la materia orgánica que tracciona todos los engranajes”. Por eso entiende que hay que poner foco en este punto.

López sostuvo que, en lo productivo, el ejercicio 18-19 fue el mejor año registrado, más aún si agregamos los cultivos de invierno. Sin embargo, hay que considerar que la variabilidad y los eventos extremos son cada vez más frecuentes, y eso se ve reflejado en los rendimientos, sobre todo de los últimos tres años.
En cuanto al área de producción se espera que siga disminuyendo la de soja, ya que se está retirando de zonas donde los rendimientos no son altos y es muy posible que suba todo lo referente al maíz que el pasado año dio un margen interesante.

“Hay medidas que tienen impacto en los cultivos, pero más importante aún, en la evolución de las condiciones de la chacra. Para esto es necesario aumentar la cantidad de materia orgánica del suelo para obtener mayores rendimientos cuando lo que vendemos vale poco”, sentenció. CREA

Compartir.

Leave A Reply