Sistemas ganaderos bajos y estables

0

Los sistemas ganaderos bajos y estables, que tienen la particularidad de estar ubicados en zonas con índice coneat bajo, terminan siendo más rentables que aquellas que logran mejores ingresos de capital, pero en zonas de mayor productividad. Esto se desprende del análisis que desde FUCREA se propone mirando a las empresas sobre tres componentes que son ingreso de capital, estado de resultado y origen y aplicación de fondos. 

El coordinador ganadero de FUCREA, Gonzalo Ducós, explicó que este análisis comenzó en el Taller de Gestión, cuando compararon los datos de las empresas que repitieron sus ingresos en los últimos 3 años. Esas 112 empresas se ordenaron según sus ingresos de capital para ver qué tan variables eran. “Quisimos ver cuál era la variación intra anual del ingreso de capital y lo medimos con el coeficiente de variación. Queríamos ver empresas que, más allá de los avatares del clima, los precios o el marco coyuntural del ejercicio, tuvieran un resultado parejo. Eso le da una certeza al sistema de que más allá de lo que suceda, mis ingresos estarán en el orden de ‘X’ US$/ha”, explicó.

El coordinador ganadero de FUCREA sostuvo que ésta es una nueva forma de mirar el ingreso de capital o el resultado de las empresas que se presentaron en el Taller de Gestión. “Nos planteamos estandarizarlas. Todas tienen que pagar la renta sobre el campo que producen, más el salario del que trabaja en el establecimiento y el trabajo involucrado. Esto nos permite hacer un análisis desde un lado empresarial y no resultadista”.

Separando aquellas que repetían sus ingresos, se hizo un coeficiente de variación y se ordenaron en cuatro cuadrantes; alto-estable, alto – inestable, bajo-estable y bajo-inestable. “Vimos también si las empresas con bajos ingresos tenían alguna particularidad que las hacía ordenarse allí y tal vez, una de las limitantes que tenían para lograr mejores ingresos era el recurso suelo. Y eso lo podemos ver porque los índices coneat promedio de ese conjunto son menores a 90”.

Las empresas con ingresos bajos y estables tienen alguna asociación importante con los sistemas de producción del norte, con bajos índices coneat, lo que limita mucho la actividad productiva a desarrollar.
Las que tienen resultados bajos producen 95 kg de carne, tienen una dotación de 0,8 UG/ha, con 9% de áreas mejoradas y un Producto Bruto de US$ 142, cuando toda la muestra tenía US$ 186 y 25% de área mejorada. Estas empresas del norte, de bajo coneat tenían mayor producción de carne ovina y lana con mejores precios.

“Tienen sistemas de cría y ciclo completo, con pocos mejoramientos y están ubicados en una determinada zona del país. Éstas tuvieron ingresos de capital de 51 US$/ha contra 83 US$/ha del resto, con una variación entre años de 7%. A su vez, tuvieron que remunerar el capital sobre el cual trabajan y pagan renta. Pero si fuera capital propio, con 71 de índice coneat y valorando 30 dólares por punto de este índice, vemos que la rentabilidad es mucho mayor que la que logra un establecimiento con coneat 110 el cual obtiene ingresos de 80 US$/ha”.

Por eso Ducós remarcó que una cosa es analizar el ingreso de capital como se venía haciendo en los últimos años y otra es viendo otras variables como la situación patrimonial, la rentabilidad con respecto al activo sobre el que estamos trabajando, etc. “Tenemos que volver a mirar las empresas sobre tres componentes que son ingreso de capital, estado de resultado y origen y aplicación de fondos para entender todo el contexto que desencadena en el ingreso de capital”.

Agregó que, si bien en este ejercicio se observa un aumento en el ingreso de capital, esto se da por una valorización en los precios. “Tenemos que volver a tener una visión integral de la economía de la empresa sobre sus tres pilares y no solamente que nos vean por el ingreso de capital”.

Ducós agregó que los sistemas que logran estabilidad en sus ingresos son los que gastan de forma más medida. Además, destinan menos capital en pasturas ya que el promedio es de 12% mientras que ellos gastan 3%. Lo que invierten en suplementación, a su vez, es la mitad que el resto mientras que para mano de obra destinan lo mismo que el promedio de las empresas. “Tienen gastos variables menores al conjunto de la muestra. Si bien generan poco producto, la diferencia entre lo producido y los gastos, le da ingresos de 55 US$/ha de manera sostenida en los últimos años”. CREA

Compartir.

Leave A Reply