“La importancia de las especies forrajeras”

0

Productores de FUCREA de cuatro localidades de nuestro país tuvieron la oportunidad, este año, de tener en sus chacras la red de ensayos de mezclas biodiversas de leguminosas y de gramíneas de Barraca Erro. Los datos arrojados por estos ensayos confirman los importantes aportes de nitrógeno al sistema en el caso de las leguminosas, además de una producción de forraje que varía entre 3 a más de 10 toneladas en función de la fecha de siembra y los días de crecimiento efectivo que tenga antes del  desecado. 

Lucía Camelo, coordinadora de Investigación y desarrollo de Barraca Erro, señaló que la empresa realiza ensayos en todos los cultivos y “con el tema de las especies forrajeras, trabajamos de la misma forma. Nos gusta probar en los diferentes ambientes cómo funcionan cada una de estas mezclas”.

Debido a la inquietud manifestada por productores de FUCREA sobre cómo estas mezclas funcionaban en los sistemas de coberturas que ellos tenían en sus chacras, se instalaron cuatro ensayos de la red (que para este año fueron 8 localidades en total) en campos de estos productores ubicados en diferentes localidades, este trabajo lo lleva a cabo nuestro Técnico especialista en forrajeras, Juan Giorello.

“Para cultivos de servicio, como nos gusta llamarlos a nosotros, tenemos dos ofertas; una es la BIOVERDE NITRO, que se compone solamente de leguminosas anuales, de rápido crecimiento y que tienen una gran explosión en primavera con un importante aporte de nitrógeno (N)al suelo; y la BIOVERDE PRO compuesta por leguminosas y gramínea anual, con alta producción de Materia Seca (MS), buena fijación de nitrógeno y equilibrada producción de MS en el tiempo.

Para analizar los resultados de estos ensayos, al momento de la finalización de la cobertura se hicieron varios cortes de biomasa para determinar la producción de materia seca y la cantidad de malezas en cada una de las opciones. “Vimos cómo fue la producción de materia seca y cómo fueron competitivas en relación a las malezas que había” explicó Camelo. Además, en las opciones que tenían leguminosas, se sacaron muestras para determinar cuánto nitrógeno aportaron al sistema. “Ya tenemos datos y concuerdan con la bibliografía existente”. Destacó que, en promedio, una tonelada de MS de leguminosa introduce al sistema entre 17 y 21 kg de nitrógeno atmosférico cuando está pura, y entre 25 y 29 kg de nitrógeno cuando está en mezcla con gramíneas, finalmente los kilos de N fijados/ha/año terminan siendo más altos en las leguminosas puras porque las pasturas puras producen más kg de MS de leguminosa por ha/año que las pasturas mezcla. En todos estos temas, es el 2do año que venimos sumando esfuerzos y trabajamos con el apoyo de técnicos del Programa de Pasturas y Forrajes de INIA, para hacer las determinaciones y evaluaciones. Así, estos datos entran en una red de muestreo más general que viene llevando adelante INIA.

Gira agronomíca – cultivos de proyecto plaguicidas FAO – FAGRO – ERRO

“En 2016/17 vimos claramente el aporte de nitrógeno hecho por las leguminosas al cultivo siguiente” hicimos un ensayo en conjunto con la empresa UNICAMPO, instalamos un maíz tardío en donde habíamos tenido coberturas de leguminosas anuales. El efecto inmediato en ese cultivo se cuantifico y fueron más de 1000 kg de grano en el tratamiento que era sobre las leguminosas frente al testigo sin cobertura en el invierno.

La producción de MS generada por las coberturas, varía en función del tiempo de crecimiento que se le dé a la mezcla. “Lo mejor es tratar de sembrar al comienzo del otoño, sobre todo las leguminosas que crecen lento al principio, antes de los primeros fríos para que se instalen más rápido y generen cobertura en el invierno, teniendo una explosión impresionante en primavera cuando empiezan a levantar las temperaturas”. Camelo explicó que es en ese momento cuando realmente tienen su mayor tasa de producción. “Estamos hablando de entre 4 a 6 toneladas de MS de BIOVERDE NITRO en los casos de siembras tempranas en el otoño y que tuvieron tiempo de crecimiento”.

De todas formas sostuvo que las mezclas de leguminosas puras no son para todas las situaciones. “Hay que ver los objetivos que se persiguen. Si se busca cubrir rápido el suelo por un tema de erosión y generar competencia temprana con malezas, seguramente la opción que tenga gramíneas BIOVERDE PRO sea la más indicada, porque son éstas las que hacen ese cierre de surco antes que una leguminosa, o sea que logramos ese primer objetivo y también incorporamos N al sistema”.

En el trabajo con instituciones, también participamos en el “Proyecto Plaguicidas” llevado a cabo por FAO/FAGRO-UDELAR. El objetivo principal de este proyecto es reducir el aporte de agroquímicos en el sistema mediante la evaluación de diferentes alternativas de coberturas para el control de malezas y avanzar en las alternativas de desecación: Químico vs Rolado.

Ya es el tercer año de esta experiencia en la cual estamos teniendo muy buenos resultados en cuanto que opciones desde el punto de vista de controlar el enmalezamiento son más beneficiosas, pero además ahora estamos profundizando en la práctica de Rolado, es una técnica nueva para nosotros, que necesita de ciertos ajustes en cuanto a especie y momento de rolado, a priori parecería ser una técnica que nos trae muchos beneficios al sistema.

Estas mezclas ya están disponibles a nivel comercial desde hace cuatro zafras, son mezclas que como tal están inscritas en INASE, listas para sembrar. CREA

Compartir.

Leave A Reply