“Lo económico pesa mucho en la mejora de la producción en el norte”

0

Lechería

Tras una nueva jornada del proyecto FPTA 2020 de Pasto a Leche realizada en Salto, el coordinador Lechero de FUCREA Mario Fossatti, se refirió a las dificultades que tiene la zona norte para la producción de pasturas de calidad. Además, destacó que más allá de los problemas asociados a este tema, se enfrentan a dificultades económicas y financieras que limitan la inversión en esa área.

La jornada titulada Pasturas en el Litoral Norte: problemas y soluciones, incluyó una recorrida por las instalaciones de Facultad de Agronomía en Salto (EEFAS) y por su tambo.

“El problema de la zona norte es dispar por la gran variación de suelos. En general es una zona con productividad forrajera menor, en la cual no hay muchas rotaciones de pasturas establecidas en los tambos”, explicó Fossatti. Agregó que hay mucho uso de especies anuales como avena, raigrás y verdeos de verano, pero pocas praderas.

Las praderas no tienen una buena productividad, lo que está asociado a las características de la zona, las especies que se utilizan, la fertilización que reciben y, fundamentalmente, al manejo de estas pasturas, con pastoreos muy frecuentes en verano y otoño. Todo ello hace que no produzcan menos y tengan baja persistencia.

“Los suelos en los que estuvimos, son de fertilidad media y buena. Algunos tienen problemas de drenaje por lo que en invierno quedan muy saturados de agua y en verano sufren más la sequía”. En los mismos, las especies como trébol blanco o alfalfa persisten poco.

La propuesta es usar otras especies de leguminosas como lotus, seguir utilizando trébol rojo que tiene buen comportamiento productivo, y usar gramíneas perennes de mayor duración y persistencia como festuca y dactylis que tiene mejor comportamiento en esas condiciones. “De todas formas necesitan un manejo en verano cuidadoso para poder tener buena productividad y persistencia”.

Fossatti sostuvo que es una zona en donde hay investigación en forrajeras asociadas a rotaciones arroz -pasturas, pero también hay ensayos de INASE (Instituto Nacional de Semillas) con comparación de cultivares. “Es cierto que no existe la abundancia de investigación que tiene el sur, pero hay información suficiente como para trabajar y lograr mejoras importantes en la producción de pasturas para producción de leche

Hay alternativas nuevas que han aparecido, como es el caso de las gramíneas estivales, como es el caso de Paspalum notatum INIA Sepé, que soportan bien las mayores temperaturas y déficits hídricos estivales de la zona y tienen muy buena persistencia y productividad. Son alternativas que aún no han tenido gran desarrollo en la zona”.

A su vez, explicó que INIA ha desarrollado variedades de Lotus corniculatus, L. uliginosus y L. angustissimus, que tienen muy buen comportamiento en la zona y que deberían emplearse a mayor escala.

En cambio, no es posible tener un área importante de alfalfa, debido a su mala adaptación a suelos con mal drenaje.

“Los productores han buscado variantes como el pasto elefante, que es una especie de elevada persistencia y productividad, desarrollada en INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria) en el norte, Tiene el inconveniente de que debe multiplicarse de manera vegetativa. También realizan siembra de alfalfa en camellones, lo que permite mejorar el drenaje y darle mejores condiciones de crecimiento”.
Para Fossatti, el gran problema que tiene la zona Litoral Norte es que hace falta sembrar más praderas y menos verdeos. “También existe un alto porcentaje de campo natural, que no ha tenido un manejo y fertilización que le permita manifestar su potencial productivo.

Si bien aseguró que hay tecnología como para incrementar sustancialmente la producción, los productores tienen problemas de liquidez para realizar las inversiones en pasturas necesarias. El cierre de la industria Pili y el bajo precio de la leche han llevado a los productores a bajar la inversión. “Hay problemas económicos y financieros que están pesando mucho”.

A su vez, explicó que, por las condiciones climáticas de la zona con temperaturas más altas que en el sur, la productividad de las pasturas es de 20% a 30% menor en primavera, lo que repercute también en una menor producción de leche. “La primavera es más corta y el verano empieza antes, por lo que la producción de las pasturas es más baja que en otras zonas. En invierno y en otoño tienen un comportamiento similar al del sur”.

La próxima jornada de Pasto a Leche se realizará en noviembre en el departamento de Río Negro. Fossatti explicó que, a su vez en enero, con los productores de Salto se realizará una jornada de campo para ver realmente cómo se comportan las pasturas en esa época del año. CREA

Compartir.

Leave A Reply