ADQUIRIENDO CONOCIMIENTOS

0

Desde hace algún tiempo atrás, el grupo CREA Cololó realiza, una vez al año, un viaje para conocer otras realidades produc­tivas y a su vez, estrechar el vínculo entre los integrantes y sus familias. Invitados por un grupo de productores chilenos de la zona de Puerto Varas que un tiempo atrás habían estado en nuestro país, 12 integran­tes del grupo y sus parejas emprendieron este viaje para interiorizarse sobre la forma de producir allí.

Raúl Martínez, productor integrante del CREA Cololó explicó que anualmente, en los meses de setiembre u octubre, el grupo pla­nifica un viaje para realizar con sus parejas. En esta oportunidad la delegación fue de 23 personas, incluyendo al Asesor. “Solemos ir los más grandes del grupo porque a los productores jóvenes, con sus hijos pequeños, se les complica”, explicó Martínez.

Puerto Varas, ubicado en la provincia de Llanquihue, en la región de Los Lagos, es conocida como una de las principales co­munas turísticas de la zona sur de Chile. Sin embargo, desde el punto de vista productivo, se caracteriza por una ganadería intensiva con resultados muy interesantes en lo que refiere a la terminación de novillos. Tras visitar el establecimiento de un integrante del CREA Cololó, se decidió realizar un intercambio para que los productores uruguayos pudieran conocer más acerca de la realidad productiva del país trasandino.

“LA AGRICULTURA CASI QUE NO EXISTE, SOLO SE HACE PARA HACER FORRAJE, FUNDAMENTALMENTE AVENA Y CONSERVACIÓN DEL PASTO”

La mayoría de los productores en Puerto Varas son chicos y se dedican fundamental­mente a la ganadería. “La agricultura casi que no existe, solo se hace para hacer forraje, fundamentalmente avena y conservación del pasto”. Martínez explicó que, en esta oportunidad, visitaron un establecimiento de unas 900 ha, uno de los más grandes en esa zona dedicado a la cría, re cría y engorde. Posteriormente visitaron a otro productor que también posee dos establecimientos dedica­dos al engorde de novillos en base a pasturas naturales con fertilizaciones, fundamentalmen­te raigrases. “Este hombre llegaba a producir unos 800 kg/ha con la terminación de los novillos”.

Martínez explicó que, al igual que en nuestro país, los números son complicados también para los productores ganaderos en Puerto Varas. “Las cuentas son justas y tienen muchos problemas con la gente para el manejo de los ganados. A pesar de tener altas producciones de carne de 800 kg/ha con pasturas naturales dando algo de suplemento, cuando pasan raya, los números son muy finos”. Martínez señaló que se trata de una zona con muchos campos chicos de 100 a 150 ha. Sin embargo, realizan un pastoreo súper intensivo. “Las parcelas se pastorean por hora y no por días como su­cede en nuestro país. Es un espectáculo ver los raigrases naturales que tienen, y toda el área es aprovechable desde el punto de vista productivo”, explicó. Agregó que las parcelas son de 1 a 2 hectáreas, y tienen una carga de 200 novillos, los cuales van rotando por hora en cada una de las parcelas. Si bien los ga­nados no disponen de sombra, sí tienen agua disponible que van moviendo en función de la ubicación de los ganados. “Los novillos se corren de 5 a 6 veces por día. Los animales ingresan a las parcelas con 230 kg a 240 kg y los retiran con 480 kg a 500 kg, llevando todo el proceso un tiempo aproximado de un año y poco más”.

RAÚL MARTÍNEZ PREPARANDO LAS BOTAS DESCARTABLES PARA LA RECORRIDA

Sobre las posibilidades de extrapolar este método de producción a nuestro país, el integrante del CREA Cololó señaló que, a su entender, esto no es posible. “Aquí, si uno produce en una pradera, capaz que se alcanzan esos kilos 800 kg/ha, pero con la cantidad de área que se desperdicia o que es campo natural, no es posible. Allí el 100% del área donde tienen los ganados es aprovechable. En nuestro país solo es posible lograr esos números en base a praderas, con costos mucho más elevados. Ellos no tienen ese costo; la comida se va renovando a base de fertilización y básicamente ésta se realiza con nitrógeno”, sentenció.

Por último, Martínez destacó la impor­tancia de este tipo de instancias, donde no solo se les permite conocer otras realidades sino donde también se fortalece el grupo con un viaje que, más allá de lo productivo, inclu­ye otras actividades de recreación. CREA

IMPREVISTO ENCUENTRO EN EL AEROPUERTO DE CARRASCO, ENTRE EL CREA COLOLÓ Y EL CREA TARARIRAS, PREVIO A SUS RESPECTIVOS VIAJES.

 

Compartir.

Leave A Reply